Todas las claves para superar el miedo a volar

La aerofobia o miedo a volar es una fobia que desarrollan algunas personas y que les limita la libertad de movimientos, impidiéndola del todo en los casos más agudos. Si eres de los que la experimentan no debes avergonzarte, ya que has de saber que no es tan infrecuente: Se calcula que lo padece en torno al 25% de la población. Tenemos para ti dos buenas noticias: La primera es que se puede superar y la segunda es que una vez superado el miedo a volar, no tienes porqué recaer en él. Una de las claves para poder dejar atrás esa desgradable vulnerabilidad es saber que el objetivo no es eliminarlo definitivamente; sólo has de proponerte controlarlo. Te traemos unas cuantas claves para ayudarte a lograrlo.

Se puede superar el miedo a volar

1_ CAUSAS POR LAS QUE APARECE EL MIEDO A VOLAR

Puede aparecer incluso de forma repentina, generalmente por dos causas:
     – A partir de un suceso estresante dentro de la cabina del avión, en apariencia insignificante, que genera una falta de control.
     – Algún hecho, más difícil de identificar, que ha generado en nuestro pasado situaciones no resueltas que se materializan cuando experimentamos momentos de estrés.
Las noticias de accidentes aéreos, como es lógico, no son de gran ayuda, especialmente aquellos que tienen una gran repercusión social, ya que los medios de comunicación no paran de traerlos a las portadas, e inundan todas las conversaciones.
Según Francisco Miguel Cerén Gómez, psicólogo clínico especializado en este tipo de fobias, este miedo produce un cuadro de ansiedad con diferentes manifestaciones: desde un agarrotamiento de los músculos, hasta sudoración excesiva o taquicardias. También se han descrito cansancio sin explicación aparente, mareos e incluso vómitos.
El mecanismo es simple, en apariencia: Una vez se ha desarrollado la fobia, comenzamos a generar una serie de ideas obsesivas que escapan a nuestro control, apareciendo la idea recurrente de que algo malo va a suceder. Al ser un funcionamiento irracional ante una situacion inexistente e irreal, controlarla se vuelve complicado con los mecanismos que utilizamos habitualmente ante nuestros problemas del día a día. Por ello es recomendable contar con ayuda psicológica que nos aporte las herramientas con las que poder gestionar esos comportamientos.
La recomendación que hace otro experto, Luis de la Herrán, psicólogo clínico del centro Delta Psicología, es
“que vuelen, que no cancelen los planes en avión que tengan, y comprueben por ellos mismos que no pasa nada. No conviene evitar situaciones que nos suscitan miedo para evitar daño cuando sabemos que ese daño no es objetivo », ya que “aceptar que la vida tiene dos caras, la del placer y la del dolor nos ayudará a vivir más tranquilos”

2_ RECOMENDACIONES PARA CONTROLAR EL MIEDO A VOLAR

Existen varias herramientas para poder enfrentarse a este tipo de situaciones, siendo el último recurso la asistencia a cursos de sensibilización. Cada una de ellas varía en función de la persona, del grado de fobia que padezca, y de su propia experiencia. Entre las medidas que podemos adoptar nosotros mismos destcaríamos:

ANTES DEL VUELO

1_ Realizar ejercicios de relajación los días previos al viaje, aprendiendo a escuchar nuestra respiración y a controlarla. Es muy importante hacer ese tipo de ejercicios el mismo día de nuestro viaje, antes de salir hacia el aeropuerto.
2_ Preparar unos auriculares con música relajante para el día del vuelo. Este sencillo truco es una buena manera de aislarnos del entorno.
3_ Para contrarrestar un miedo irreal puede ser de gran ayuda repetirse aquellas frases que sí identificamos como objetivas, como que volar es más seguro que ningún otro medio de transporte, que las vibraciones del avión son normales y forman parte de la « física del vuelo » y cualquier otra que pueda servirnos a nosotros. Piensa siempre que cuanto más informado estés, mayor seguridad experimentarás. Los datos también son de gran ayuda. Según las estadísticas  la probabilidad de padecer un accidente es de 1 entre 1,4 millones, es decir, que sólo podría ocurrirnos si volamos cada día durante 3.859 años.
Este vídeo quizá pueda ayudar:

4_ Al hacer nuestra reserva conviene comentar nuestra fobia y escoger un asiento en el pasillo, cerca de las salidas de emergencia. Ello nos ayudará a tener una mayor sensación de control. Además, cuanto más cerca esté de las alas del avión, mayor estabilidad tendrás.
5_ Intentar visualizar la situación a la que nos deberemos enfrentar. Si lo hacemos antes de que se « disparen » los mecanismos del pánico estaremos más preparados para gestionar la situación una vez estemos inmersos en ella.
6_ Salir con suficiente tiempo antes del vuelo, para poder ir sin prisa, y disponer de un tiempo de « aclimatación » en el mismo aeropuerto.
7_ Procura comer algo ligero, no tomar medicinas sin prescripción médica ni beber alcohol.
8_Ir al servicio antes de realizar el embarque.

EN EL VUELO

1_ Ponte ropa cómoda, que no te apriete, sin olvidar alguna cosa de abrigo.
2_ Una vez en la cabina, comenta con algún miembro de la tripulación tu miedo a volar. Normalmente son expertos en este tipo de situaciones y pueden ser una gran ayuda.
3_ Repetir las intrucciones de seguridad que nos dan en el avión, hasta que notemos que la ansiedad comienza a disminuir.
4_ Llévate pasatiempos que te entretengan, cuantos más, mejor.
5_ Levántate y estira un poco las piernas, especialmente en vuelos largos.

3_ CURSOS PARA VENCER EL MIEDO A VOLAR

Por último, si ves que no logras controlar por ti mismo tus miedos, no dudes en acudir a un especialista, o a cursos organizados. Te proponemos algunos:
Con estas herramientas lograrás vencer una fobia que limita tu libertad y que, no tengas dudas, se puede superar. Hablar también ayuda. ¿Quieres contarnos tu experiencia?
Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Joan Torres

Viatger, blocaire i optimista empedreït. Lector d'amagat i pare a jornada completa. Viajero, blogero y optimista empedernido. Lector a hurtadillas y padre a jornada completa.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *