10 motivos para viajar a Tailandia con niños

Tailandia es uno de mis destinos preferidos. Es uno de esos países a los que siempre vuelvo, desde que tuve la oportunidad de recorrerlo, en parte, hace más de 25 años. Conjuga perfectamente gran cantidad de opciones dentro de sus fronteras, permitiendo disfrutar a todo tipo de viajero: aquel que busca el lujo, el que prefiere viajar a su aire, o los que desean un destino diferente para recorrer con niños.

Además, viajar a Tailandia con niños se convierte en una experiencia inolvidable para toda la familia. Las razones son muchas y no cabrían todas en un solo post. Pero intentaré dar las diez principales, para ayudar a decidirse a los que estén dudando.

10 razones para viajar a Tailandia con niños

1_ Es un país muy seguro

Tailandia ofrece una gran seguridad, pudiendo recorrer el país sin apenas problemas. Además, en el caso de tener alguno, existe una policía turística especializada en atender a los extranjeros, la cual es de una enorme eficacia. 

2_ La limpieza de los tailandeses

Una de las cosas que sorprende al llegar a Tailanda por primera vez es lo impecable que tienen sus calles y cada rincón del país. Para quienes hemos viajado por otros países asiáticos es un contraste muy de agradecer, ya que, como es lógico, dicha limpieza se traslada a las condiciones higiénicas y a la salubridad.

3_ Amplia oferta de aventuras

Al viajar con niños es importante ofrecerles variedad de estímulos que les hagan más llevaderas las incomodidades que implican estar fuera de casa y alejados de su entorno. En Tailandia la variedad de actividades de aventura es casi interminable: realizar un trekking por la selva y conocer algunos de los animales que alberga; visitar centros como el de Wildlife Friends of Thailand, encargados de recuperar elefantes maltratados; descender sus ríos en balsas de bambú, navegar por el lago Chiaw Lan en kayak… 

4_ Bautismo de buceo

Mención a parte merece el submarinismo, dentro de las actividades de aventura. Tailandia ofrece algunos de los mejores fondos de coral del mundo. Los niños, a partir de once años, pueden experimentar la emoción de realizar un bautimo de buceo, con traje de neopreno y botellas, con total seguridad acompañados por monitores expertos. Para ello conviene acudir siempre a centros PADI (Professional Association of Diving Instructors) para tener la máxima garantía de seguridad y profesionalidad. 

5_ Iniciar a los niños en el mundo de los viajes

Uno de los objetivos que nosotros teníamos al viajar a Tailandia con los niños era el de proporcionarles una experiencia de primera mano respecto al viajar por el llamado «tercer mundo», y acercarles a una cultura radicalmente diferente a la nuestra. Tailanda es perfecto para ese cometido, ya que, como mencionaba antes, ese objetivo se logra en unas condiciones de seguridad e higiene más que aceptables.

6_ Disfrutar de las mejores playas del mundo

No es necesario hablar mucho de las playas de Tailanda, las cuales son de sobra conocidas. Sólo decir que terminar un viaje, después de recorrer las selvas del norte, o los parques naturales del país, con unos días en Phuket, Koh Samui o Koh Phi Phi, es una de las mejores experiencias para un viajero.

7_ Su patrimonio cultural

Tailandia no ofrece sólo naturaleza y aventuras. Su patrimonio cultural es una de las mejores bazas del país, con lugares tan fascinantes como Ayutthaya o Sukothai, además de templos budistas como los de Wat Maha That, Wat Arun o Wat Phra That Doi Suthep.

8_ La gastronomía del país

Tailandia ofrece una gama de platos gastronómicos impresionante. Si eres, como nosotros, de los que se empeña en que los niños prueben de todo, la cocina tailandesa ofrece una gran variedad para que prueben cosas diferentes. Pero ¡ojo! hay que vigilar con el picante. Mención a parte merecen los puestos callejeros de comida. En nuestro último viaje nos sorprendió la gran calidad e higiene que habían alcanzado, comparándolo con nuestro anterior viaje hace quince años.

9_ La amabilidad de los tailandeses

Probablemente los tailandeses ganen en todos los rankings internacionales de amabilidad. Su cultura, su religión y su mentalidad predisponen al tailandés a recibir al extraño siempre con una sonrisa, lo cual, cuando uno está cansado de viajar, es una enorme satisfacción.

10_ Disfrutar del relax auténtico

En pocos lugares como en Tailandia se percibe el «lujo asiático». Y sin necesitar gastarse una fortuna. Tomar un coco helado en la playa o acercarse a recibir un masaje tailandés por menos de 3 €, harán que os sintáis como auténticos marajás.

Joan Torres

Viatger, blocaire i optimista empedreït. Lector d'amagat i pare a jornada completa. Viajero, blogero y optimista empedernido. Lector a hurtadillas y padre a jornada completa.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *