Esquí en la región de Jungfrau

La región de la Jungfrau es una de las más espectaculares de Suiza y una de las mejores de Europa para practicar los deportes de invierno. Los pueblos principales que acogen a los turistas tienen un enorme encanto, además de una inmejorable oferta de ocio, compras y gastronomía, y están enmarcados en uno de los mejores paisajes de Europa. Y no lo digo yo: este conjunto de montañas y glaciares entró a formar parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en el año 2001.

Una de las características que convierten a la región de Jungfrau en una de las mejores opciones para ir en invierno es la gran cantidad de propuestas que complementan a la práctica del esquí.

Esto es muy importante cuando se viaja en grupo, en pareja o con los niños, ya que no todos tienen el mismo nivel o la misma resistencia. En ese caso podrás recorrer los más de 100 km. de senderos señalizados, bajar por las pistas para trineos, entre las que se encuentra la más larga de los Alpes.

Los trineos reúnen a una enorme cantidad de aficionados que vienen a deslizarse por estas pistas hasta bien entrada la noche, algo que recomiendo especialmente.

Esquí en la región de Jungfrau

Como antes mencionaba, la oferta de deportes de invierno es muy amplia. La región se compone de tres estaciones: Grindelwald, Mürren y Hasliberg, las cuales se sitúan en 3 picos con dos valles entre ellos. En total cuentan con 260 km. de pistas y descensos para todos los gustos y niveles. Sus pistas tienen longitudes que oscilan entre los 6 y los 12 km., por lo que no es extraño que los amantes de este deporte vuelvan a repetir este destino año tras año. Para hacerte una mejor idea del potencial que ofrece esquiar en la región de Jungfrau tenéis el siguiente mapa. Si hacéis clic en él lo podréis ampliar e incluso descargarlo para imprimirlo.

Las comunicaciones y el transporte son excelentes, como uno espera de un país como Suiza. Las estaciones se conectan mediante tren o autobús (incluido en el forfait)

Otros alternativas son visitar los snowparks de la zona o lanzarse por la pista de skicross

Alternativas al esquí

Si no te gusta esquiar, o si decides tomarte un descanso, no deberías dejar de visitar el Jungfraujoch, la estación de tren más alta de Europa, con un observatorio a 3466 m. construido en 1912, desde el que podrás admirar el mayor glaciar de Europa, el Aletsch, de 23 km. Este glaciar ofrece excursiones interesantísimas, pudiendo incluso recorrerlo por su interior gracias a los túneles que hay excavados en él. En este mapa tienes toda la información para acceder a él.

No deberías perderte el Grindelwald-First la mejor vista de toda la zona con 360º de visión. Desde él puedes sentir la emoción del First Flieger y lanzarte a más de 80 km/h colgado de un cable, en un recorrido de 800 m que te dejará sin aliento.

Existen además muchas otras excursiones con las que podrás conocer la historia de las ascensiones a la mítica cara norte del Eiger, o visitar el pueblo de Mürren, en el que está prohibidos los coches y al cual sólo puede accederse en tren. En el recorrido del tren para visitar este pueblo tienes la posibilidad de parar en Winteregg, cuyo restaurante con un parque infantil lo han hecho muy popular entre las familias con niños.

 

ⓒ Fotos: Jungfraubahnen 2017

Compartir...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Joan Torres

Viatger, blocaire i optimista empedreït. Lector d'amagat i pare a jornada completa. Viajero, blogero y optimista empedernido. Lector a hurtadillas y padre a jornada completa.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *