Holanda en bicicleta

Pocos lugares encontraremos tan bien preparados para las bicicletas y con tantos usuarios como este. Viajar por Holanda en bicicleta es una excelente opción. Y es que se trata de un territorio llano, donde no hace calor, con unos paisajes y unas ciudades realmente atractivos y donde las infraestructuras ya hace décadas que se hacen pensando en dar a los ciclistas las máximas facilidades y condiciones de seguridad.

Los rincones que ofrece Holanda en bicicleta

  • Las barcazas son una imagen típica de Holanda

Realmente el país está lleno de rincones incomparables, con la característica común del verde que lo domina todo y de ser un territorio situado mayoritariamente por debajo del nivel del mar. Es por este motivo que el agua está presente en todas partes, y también las obras de ingeniería para dominarla y evitar que lo inunde todo. En el paisaje predominan canales, lagos, diques, motas, compuertas y sistemas de bombeo, entre los que destacan como más emblemáticos los antiguos molinos. Es curioso ver, como consecuencia, algunas peculiaridades en la construcción de las casas antiguas, estrechas e inclinadas; el cuidado del mantenimiento de este entorno tan trabajado por la mano del hombre y a la vez tan frágil; y el amor al orden y los pequeños detalles presentes en todas partes.

  • Unas bicicletas en un rincón de Holanda

Por Holanda, pues, se recomienda pedalear como hacen la mayoría de sus habitantes para ir a trabajar, a la escuela, a comprar, cuando se encuentran con los amigos, para ir a paseo los días de fiesta o incluso a la hora de hacer turismo para conocer otros pueblos y ciudades. Evidentemente que Amsterdam, la capital, es un atractivo de primer orden, con sus canales, y los puentes, los parques, los museos…, pero dedicar unos días más a pasear por esta región de Europa tan rica en historia, arte y paisaje natural es también muy aconsejable. Y las facilidades de hacerlo son muy grandes. Es muy sencillo contratar una ruta ya planificada que incluya alojamiento, alquiler de la bici y libro de ruta con explicación y recomendaciones de centros de interés; unos recorridos que se pueden combinar con trayectos en barco, ferry y, si se desea, también en tren. En todo caso, lo que hay asegurado es siempre carriles especiales para ir a todos los rincones, y señalizaciones prioritarias y aparcamientos… ya sea en el restaurante, en el centro comercial, en el hotel o en el museo; y siempre, además, con mucho respeto por parte del resto de conductores y de los peatones.

La sensación de libertad al moverse por Holanda en bici de los que pedalean, y muy especialmente de los cicloturistas, está garantizada.

Joan Torres

Viatger, blocaire i optimista empedreït. Lector d'amagat i pare a jornada completa. Viajero, blogero y optimista empedernido. Lector a hurtadillas y padre a jornada completa.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Holanda dice:

    Es verdad que cuando uno piensa en Holanda rápidamente le viene a la cabeza una bicicleta. Mira que he estado varias veces, pero nunca he cogido una. Prometo que la próxima vez me alquilo una bicicleta y me doy una vuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *