Consejos para hacer turismo fluvial con niños

Los días de Semana Santa los dedicamos a hacer turismo fluvial con los niños por el sur de Francia. En concreto optamos por el tramo que va desde Narbonne hasta el Canal del Midi. No habíamos hecho antes esta actividad con los pequeños por lo que hemos aprendido algunas cosas que creo pueden complementar la entrada del blog que ya publiqué hace un tiempo.

Leer El turismo fluvial: unas vacaciones diferentes

El turismo fluvial ha resultado una de las mejores vacaciones que hemos hecho ya que ofrece un equilibrio perfecto de actividad (paso de esclusas, visitas durante el recorrido…) con la tranquilidad que aporta no tener que hacer y deshacer maletas y poder navegar plácidamente por unos paisajes preciosos.

El canal en el que hicimos turismo fluvial con niños

Aunque esta actividad está pensada para todo tipo de público, desde parejas a familias enteras, ya que el manejo de los barcos es muy sencillo, conviene tener presente algunas consideraciones con el fin de que nuestras vacaciones salgan redondas. Por este motivo he creído que puede seros útil escribir en un post algunos consejos con lo que hemos aprendido.

Consejos para hacer turismo fluvial con niños

SEGURIDAD

1. Tener siempre presente la seguridad: Al ser tan fácil el manejo de las embarcaciones uno puede caer en el error de pensar que está disfrutando de un paseo por un parque de atracciones, donde todo está bajo control, y no es así. Es necesario tener claro que existen algunos riesgos que no se deben menospreciar.

En este vídeo te damos cuatro ideas de lo que supone pasar una esclusa:

2. Nunca dejéis solos a los niños al mando: El turismo fluvial con niños tiene el encanto añadido de que los pequeños pueden pilotar el barco, lo cual para ellos es una experiencia inolvidable. Tened en cuenta que en pocos segundos podéis tener algún percance por lo que NUNCA debéis dejar de estar atentos a la navegación, especialmente cuando ellos están al mando.

Los niños pueden llevar el barco

3. Vigilad las ramas: Os hablo por experiencia, es muy fácil quedarse mirando una puesta de sol iluminando los viñedos que tenemos a la espalda y olvidarnos de lo que nos viene delante. Aunque los canales fluviales franceses están muy bien cuidados, algunos tramos tienen ramas que bajan desde los árboles hasta tocar el agua, las cuales pueden darnos un susto o arrastrar cualquier objeto que se encuentre en la cubierta superior.

4. Prestad atención a la formación: El alquiler de los barcos exige previamente recibir una formación que suele rondar la hora de duración. No os la toméis a la ligera; preguntad todo lo que se os ocurra: cómo funcionan las luces exteriores, qué zonas del trayecto pueden tener menor calado con riesgo de embarrancar, cómo se pasan las esclusas y de qué tipo son, horarios de navegación, cantidad de agua que hay almacenada… Aunque tenéis atención telefónica durante todos los días que dure vuestro viaje, os surgirán muchas dudas que son mejor tener resueltas previamente.

5. Leed con calma la información: Al entregaros el barco os darán información variada: normas de navegación, cartas detalladas de los tramos por los que pasaréis e instrucciones del navío. Según vayáis navegando leedla con atención con los niños para conocer a fondo vuestro barco.

BICICLETAS

1. Las bicis son fundamentales: No lo dudéis: llevar bicis a bordo tiene infinidad de ventajas. Por un lado son un entretenimiento más para que durante el viaje de turismo fluvial los niños puedan hacer algo diferente. Pero es que también nos permitirán acercarnos a algunos puntos de interés un poco alejados del canal, como puede ser un pequeño pueblo, una tienda, una bodega en la que hacer una cata o un museo. Por último también son muy útiles para enviar a alguien a controlar cómo están las esclusas antes de nuestra llegada. Si no queréis llevarlas en el coche es posible alquilárselas a la compañía con la que contratéis el viaje.

Todos con las bicis de paseo, descansando de la navegación

2. Candados y pulpos: Lo más recomendable es dejar las bicis repartidas por la cubierta (en la popa, en la proa, en la cubierta superior), ya que si las ponéis en el interior del barco perderéis un espacio del que no van sobrados. Para que no tengáis problemas de robos por las noches (o al salir a dar un paseo) es fundamental que llevéis unas cadenas para bicicletas. Como siempre os digo son más recomendables las que llevan un código numérico que las de llave, por el riesgo de perderla. También es importante llevar unos pulpos para poder dejarlas bien fijas y no perderlas en alguna maniobra o por una rama que no teníamos controlada.

3. Que las bicis no obstruyan el paso: Cuando os decía que repartierais las bicis era con la finalidad de que el paso esté siempre libre alrededor de todo el barco. Debéis tener en cuenta que algunas maniobras exigirán respuestas rápidas por parte de vuestra tripulación.

PREPARACIÓN DEL VIAJE

1. Organizad el viaje con otras familias: si os es posible coordinaros diferentes familias con niños en edades similares, el resultado será mucho más favorable. Tened en cuenta que el viaje permite muchos ratos de ocio que es necesario gestionar para que no se conviertan, para los pequeños en aburrimiento. En nuestro caso íbamos tres familias, por lo que los chicos tuvieron a sus amigos durante todo el viaje.

Vacaciones de turismo fluvial con niños

2. Contratad dos barcos: Si tenéis la duda entre entrar todos en un barco o contratar dos, yo os recomiendo la segunda opción, que es lo que hicimos nosotros. De esta manera uno se puede utilizar para aquellos ratos en los que se busca un poco de silencio, ya que convivir muchos en el mismo espacio puede provocar roces entre vosotros. Además, la navegación es más divertida.

3. Preparad actividades y juegos antes de salir: Es muy importante, para que todos disfrutéis de la experiencia, que los niños no se aburran. Antes ya he mencionado que hay muchos ratos en el barco de poca actividad. Son el momento perfecto para organizar juegos (Trivial, Scrable, Uno…), actividades, etc. Muchos de los barcos tienen una televisión en la que se puede ver algún DVD (que deberéis llevar vosotros). También es posible con algunas compañías contratar wifi.

4. Programar el viaje sin prisas: Cuando uno se sienta en casa a planificar la ruta se plantea retos que al final son difíciles de lograr, sobre todo si no ha hecho nunca un viaje de este tipo. Los tiempos, sobre todo, son difíciles de calcular. Por ello es importante contar con imprevistos, averías, demoras en las esclusas… Para que os hagáis una idea, la velocidad media de estos barcos podéis contarla en unos 7 km/h. Deberéis añadir entre 15 y 30 minutos para las esclusas, más las posibles colas que éstas puedan tener.

EQUIPAMIENTO

1. Llevad antimosquitos: En algunas zonas, y según la época del año, podéis encontraros con los molestos mosquitos. Id preparados con algún tipo de protección para antes y después de las picadas. Pensad en uno de adultos y otro para los pequeños

2. Llevad guantes: En las esclusas es necesario sujetar con fuerza las cuerdas que fijan al barco al muelle. A veces requieren de un esfuerzo importante, por lo que el riesgo de quemarse las manos es importante. No olvidéis coger unos guantes protectores para toda la familia. Los de cuero con el agua suelen estropearse y destiñen. Os recomiendo que busquéis unos naúticos.

OTROS CONSEJOS

1. Haced una buena gestión de los recursos: Es importante tener presente que la electricidad y el agua que puede proveer el barco son limitados. La capacidad del depósito de agua potable, según el barco, puede oscilar entre los 500 y los 800 litros, los cuales han de servir para los lavabos, las duchas y la cocina. Pensad bien cómo la utilizáis y aseguraos de poder recargar en algún lugar durante el camino. Respecto a la electricidad la cosa varía, pues las baterías se cargan durante la navegación. Pero debéis vigilar no estar demasiado tiempo con las luces encendidas, pues las baterías también tienen un límite. En la formación inicial es muy importante entender bien cómo aprovechar al máximo ambos recursos.

2. Sed respetuosos y cordiales: Nos llamó la atención la cordialidad con la que se trataban las personas con las que nos cruzamos. Tanto las otras embarcaciones como quienes pasean por los caminos cercanos suelen saludar. Responded a los saludos, es una costumbre que todos deberíamos potenciar. Además, conviene estar preparados para interesarse por cualquier embarcación que pueda estar en apuros. El siguiente puedes ser tú.

3. Llegad pronto a la esclusa para evitar demoras: Como antes comentaba es normal encontrarse con una cola de barcos esperando para cruzar una esclusa. Como la capacidad es de 3 ó 4 navíos, si os toca esperar deberéis invertir mucho tiempo en pasarla. Por ello os recomiendo que si veis en el mapa alguna esclusa cerca y estáis pensando en hacer una parada para comer o desayunar, tirad hasta la esclusa, poneos en la cola, y luego os detenéis.

4. Aprovechad los ratos de espera para organizar el interior: El espacio del barco es reducido por lo que el orden es importante. Los tiempos «muertos» que ofrecen las esclusas o la navegación son perfectos para ir haciendo tareas «domésticas». Además, muchas compañías ofrecen la posibilidad de ahorrarte un dinero si entregas el barco limpio. Es muy aconsejable hacerlo ya que la limpieza de este tipo de embarcación es rápida y poco complicada.

5. Organizaos para pasar las esclusas: Como mencioné al principio, pasar las esclusas no es un juego. Hace falta que forméis un equipo coordinado y ágil. Al principio no será fácil, aunque enseguida cogeréis la rutina necesaria. Dos consejos: dejad una persona en el muelle encargada de accionar los mandos de las esclusas y de pasar las cuerdas por los puntos de fijación. Luego atadlas en la popa y en la proa del barco. De esta manera desde la cubierta podréis tensar, destensar o soltar las cuerdas. Y sobre todo: quien se encargue del timón que NUNCA abandone su puesto mientras dure la operación.

6. Pedir consejo a los operarios de las esclusas: En general todos los operarios son gente agradable, acostumbrados a la inexperiencia de los que hacemos turismo fluvial. Por ello podéis hablar con ellos sin problemas. Su conocimiento es muy útil si pensáis pasar la noche en algún punto intermedio; os podrán indicar el mejor lugar, protegido del viento, localidades en las que aprovisionaros, etc.

Espero que este artículo os haya sido de utilidad. Nosotros tenemos intención de seguir haciendo viajes de turismo fluvial con los niños, por lo que prometo traeros más artículos sobre esta modalidad de viaje. Os agradecería cualquier aportación o comentario que nos sirva a todos para mejorar esta lista de recomendaciones.

ⓒ Fotos:
Familia Ribot
Familia Sanglas
Familia Torres

Joan Torres

Viatger, blocaire i optimista empedreït. Lector d'amagat i pare a jornada completa. Viajero, blogero y optimista empedernido. Lector a hurtadillas y padre a jornada completa.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Elvi Torres dice:

    Que pasada!. Como mola…no??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *