Unas vacaciones de aventura con niños en Suecia

Hace unos años decidimos hacer unas vacaciones de aventura con los niños. Buscábamos salir de la rutina, acercarnos a la naturaleza y convivir todos juntos en un medio diferente. En aquel momento los mayores tenían 7 años y el pequeño 4. Este dato es importante porque la edad, a la hora de hacer alguno de los viajes de aventura con niños, es fundamental.
Entre las diferentes alternativas escogimos la opción del viaje en familia a Suecia.
Hay que tener en cuenta que alguna de las etapas de este tipo de viaje puede ser de unos 30 km en bici. Por ello conviene valorar sus capacidades y conocer sus límites antes de emprender esta experiencia. Para quienes no estéis muy acostumbrados a realizar trayectos largos en bici os recomiendo leer nuestros consejos para hacer un viaje en bici en el cual os daba algunas ideas sobre como prepararse para unas vacaciones de ese tipo.

Vacaciones multiaventura con niños

La familia en unas vacaciones multiaventura

Una de las mejores cosas que tiene este viaje es la posibilidad de ir cambiando la actividad principal cada día. Así, cada día se realiza una aventura diferente con el río Klarälven como principal escenario de todas ellas.

El río Klarälven

Este río discurre a través de Noruega y Suecia. Su nacimiento se sitúa en el lago sueco de Rogen, en la región de Härjedalen, para cruzar inmediatamente la frontera con Noruega, pasándose a conocer con los nombres de Femundelva y Trysilelva, según la zona. Vuelve a adentrarse en Suecia, en la provincia de Värmland, país que ya no abandona hasta su desembocadura en el lago Vänern. Es precisamente en esta zona donde tienen lugar todas las actividades de este viaje, cerca de la localidad de Munkfors. Gracias a su caudal y a su ubicación geográfica, fue utilizado históricamente como medio de transporte por las fábricas madereras, las cuales proporcionaron a toda la región un importante desarrollo económico, el cual se puede comprobar en muchas de las edificaciones por las que fuimos pasando.
Después de volar a Estocolmo y de llegar en tren a la ciudad de Karlstad, nos instalamos en el Bed and Breakfast de Erik, y pudimos disfrutar de una cena con los productos locales de la comarca. Al día siguiente comenzaron propiamente las etapas de la multiaventura.
Si estás interesado en este viaje puedes ampliar la información aquí, en nuestra web y hacer la reserva desde ella.

Etapas del viaje de aventura en familia

1º día: Senderismo y orientación

El primer día realizamos una actividad de orientación a través de un antiguo camino que utilizaban los cazadores de osos. Se desarrolla por medio de bosques vírgenes con enormes abetos en los que es raro encontrarse con otros excursionistas. El musgo y los helechos terminan de adornar el paisaje en el que a veces puede verse algún alce paseando. El trayecto de ida y vuelta es de unos 12 km que se pasan volando, ya que todos estábamos entretenidos buscando con los GPS los puntos marcados.

2º día: Balsa

Después de levantarnos y de tomar un estupendo desayuno con productos de la granja de Erik nos dirigimos hasta el río. Allí nos habían preparado una balsa hecha con troncos. En ella teníamos todo lo necesario para pasar el día: la comida para hacer nuestro picnic, chalecos salvavidas, aparejos de pescar… Nos dio las indicaciones necesarias, así como el lugar de encuentro, al final del día. La balsa era muy fácil de maniobrar. Durante el trayecto por el río Klarälven pudimos hacer las paradas que nos apetecieron, pues en algunas partes se habían formado pequeñas playas de arena en las que descansábamos y tomábamos un baño. Es muy importante no olvidarse el protector solar, ya que son unas cuantas horas al sol, la temperatura engaña puesto que no tienes sensación de excesivo calor, pero la radiación en esas latitudes debe tenerse muy en cuenta. En algunos lugares intentamos pescar con las cañas que nos habían proporcionado. Fue un fracaso total, pero seguro que a cualquier otro le puede ir mejor, ya que las aguas del Klarälven son muy ricas en peces, sobre todo salmones. Por ese motivo hay algunas colonias de nutrias que, con un poco de suerte, podréis contemplar. Lo que más nos gustó de aquel trayecto fue el trabajo en equipo y la forma en la que nuestros hijos se involucraron para realizar las diferentes tareas. Nuestro punto de encuentro fue en una pequeña isla en el centro del río. En ella nos esperaba Erik. Estaba preparando la cena en el fuego de un campamento que tiene montado para los viajeros con unas pocas «tipis» laponas, el tipo de tienda que utiliza ese pueblo desde hace cientos de años. El islote, totalmente desierto, nos hizo sentir como auténticos robinsones. Importante: no os descuidéis el antimosquitos.

3º día: Canoas

Despertarse por la mañana en un lugar solitario, en mitad de la naturaleza, fue una de las mejores experiencias de aquellas vacaciones de aventura con los niños. Nos preparamos nosotros mismos el desayuno y cogimos las canoas que el día antes habían dejado preparadas para nosotros. Las canoas no encerraban ninguna dificultad, ya que la corriente del río, muy suave, nos iba llevando. Una de las cosas que más nos llamaron la atención fue que no nos cruzamos con nadie durante las horas de navegación, tanto en la balsa como en las canoas. La verdad es que fue uno de los viajes en que más fácil nos resultó desconectar de nuestro día a día.

4º día: Tiempo libre

Después de los dos días de navegación y de la noche de acampada, Erik nos tenía preparada una jornada de tranquilidad en su granja. Un lugar pensado para relajarse con montón de actividades tanto para los niños como para los mayores. Pudimos dar un paseo en sus caballos, leer, jugar en el jardín… Nos ofreció la posiblidad de escoger otras opciones como salir de pesca o dar un paseo con las canoas. Nosotros optamos por lo cómodo.

5º día: Bicis

La jornada de descanso nos vino estupendamente para prepararnos para el quinto día: una excursión en bicis a lo largo del río Klarälven, siguiendo parte de una vía verde, en un recorrido circular de unos 30 km. Los mayores lo hicieron sin problema, ya que están acostumbrados a pedalear, al pequeño lo llevé yo en una sillita en mi bici en algunos tramos. Cuando se encontraba con fuerzas se montaba en su pequeña bicicleta, fijada a la nuestra con una barra. El recorrido es fácil de hacer, plano y muy seguro, ya que transcurre por carriles totalmente separados de la circulación de los coches. Volvimos a cenar y a dormir a la granja.

6º día: Actividades a escoger

El último día lo dedicamos a descansar y a dar paseos por los alrededores con los caballos. La verdad es que los pequeños no se habrían bajado de ellos durante todo el día.
Terminadas nuestras vacaciones multiaventura, dedicamos el último día, antes de tomar el avión de regreso, a recorrer Karlstad, una preciosa ciudad recorrida por el río Klarälven y por varios canales, los cuales pudimos conocer desde uno de los ferries que los recorren.
Por la tarde visitamos el parque de Mariebergsskogen, en el que valía la pena perderse. Nos encantó el Naturum Värmland, un museo sobre la naturaleza de la región, pensado para que los niños puedan experimentar de cerca la naturaleza.
En fin, toda una experiencia para aquellos que tengáis ganas de hacer unas vacaciones diferentes, muy cerca de la naturaleza.

Joan Torres

Viatger, blocaire i optimista empedreït. Lector d'amagat i pare a jornada completa. Viajero, blogero y optimista empedernido. Lector a hurtadillas y padre a jornada completa.

También te podría gustar...

16 Respuestas

  1. Elvi Torres dice:

    Carai…Lourdes…

    Que fotazas…!. Un abrazo.

  2. Ramon dice:

    Hola Joan
    Donde podemos contactar con Erik para hacer un viaje con nuestros hijos?
    Saludos

    • Joan Torres dice:

      Hola Ramon: si te parece envío tus datos de contacto a uno de nuestros asesores para que te ayude a contactar con Erik.

      Un saludo!

  3. Sílvia Vancells Moron dice:

    Hola Joan! Em podries facilitar la manera de contactar amb l’Erik? Quin viatge… És de somni!!!

    • Joan Torres dice:

      Hola Sílvia! Si, la veritat és que es un viatge molt especial. Ara et passem informació pel teu mail, per què puguis decidir-te.

      Ja ens explicaràs com us ha anat.

  4. Maria Marti Tercero dice:

    Hola Joan ens agradaria anar a la granja de Erik i fer les activitats que descriviu, em pots facilitar el contacte, moltes gràcies!

  5. Dani dice:

    Hola, me podeis pasar el contacto de la granja de Eric para poder ver la posibilidad de hacer el viaje? Gracias

  6. aitana dice:

    bona nit, Joan:
    viatgem a Suècia aquest estiu i estem organitzant el viatge. potser ens encaixaria passar uns dies a la natura. ens podrieu facilitar el contacte d’Èrik?
    moltes gràcies

  7. MARIA dice:

    Hola! nos encantaría ir junto con nuestros hijos. ¿Me podrías pasar el contacto? Muchas gracias
    María

    • Joan Torres dice:

      Hola María: le paso tu correo a uno de nuestros asesores para que se ponga en contacto contigo y te haga una propuesta. Gracias!

  8. Olga dice:

    Hola que chulada de viaje. Lo recomiendas con niño de 2 o 3 años? Podrías facilitarme contacto de Erik? Gracias

    • Joan Torres dice:

      Hola Olga!

      Sí, el viaje es una pasada. Creo que con los niños tan pequeños es pronto. Como decía en el artículo el pequeño nuestro tenía cuatro años y, la verdad, se le hizo un poco duro a veces. Creo que el viaje es perfecto a partir de los seis o siete año, aunque todo depende de como sea cada niño.
      Si quieres puedo darle tus datos a uno de nuestros asesores para que te amplíen los datos y te hagan una propuesta.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *